Traducir del árabe junto a Ahmad

Covadonga firmando un ejemplar de La Fortaleza de Polvo

Quién se habría imaginado que, unos años después, yo estaría traduciendo y publicando esa misma novela que Ahmad escribía entre clases y viajes.

Lo he comentado en las presentaciones, pero lo repito una vez más: me alegra mucho que “La fortaleza de polvo” sea la primera novela que he traducido entera y publicado. Me alegra porque es una novela de Ahmad, a quien valoro y aprecio tanto como amigo como escritor. Pero, sobre todo, me alegra porque he tenido la oportunidad de trabajar con él y la experiencia ha sido más que positiva para mí.

Una traducción es siempre una adaptación y no todos los autores llevan bien que su obra se modifique. La ventaja de la traducción es que, por lo general, no te arriesgas a tener al autor del original clamando por el desastre en el que has convertido su obra ya que no suelen conocer la lengua de llegada, solo la de partida. En mi caso, yo no contaba con ese hándicap porque Ahmad habla y lee perfectamente español, pero eso no solo no me preocupaba, sino que era un alivio para mí.

“¿Qué mejor crítico para una traducción que el autor del original?”, pensaba.

Desde el principio, Ahmad insistió en que la traducción era mi obra propia y que él no tenía ninguna autoridad sobre ella. Imagino que su actitud abierta y humilde tiene mucho que ver con el hecho de que él mismo es traductor (en su caso del español al árabe) y, a diferencia del resto de escritores con los que no compartimos profesión, es muy consciente de las dificultades y peculiaridades que tiene traducir una novela. Aún así, se prestó a ayudarme y resolver todas las dudas que tenía.

Las primeras dudas eran de vocabulario, pero pronto surgieron los verdaderos problemas, las cuestiones a las que les di vueltas durante días y días. Dudas sobre personajes históricos mencionados en la novela, sobre sucesos, sobre costumbres que un lector no árabe no entendería… ¿Cómo transmitirle al público español la información que el público árabe recibe al leer el nombre del maestro sufí Ahmad ibn Ata Allah? ¿Cómo explicar algo tan básico para un árabe como su propio sistema patronímico?

Otra de las cuestiones que más me preocupaba era el estilo. Aquellos que hayan leído “La fortaleza de polvo” sabrán que Ahmad escribe con un estilo tan particular como trabajado y me preocupaba especialmente ser capaz de trasladarlo a la traducción. Le pregunté en varias ocasiones qué opinaba sobre el estilo, cómo veía la traducción, si quería cambiar algo, y su respuesta siempre era la misma: “La traducción es tu obra, no la mía, y yo no puedo meterme en ella”. Al final, después de insistirle un poco, me decía que el estilo estaba bien captado y que no me preocupase por ello, ya que no había nada que cambiar.

Por todo esto, traducir “La fortaleza de polvo” y trabajar con Ahmad ha sido una gran alegría para mí. No creo que la mayoría de los traductores hayan tenido la oportunidad de colaborar con un autor tan amable y dispuesto a ayudar como yo y sé que en futuras ocasiones mi experiencia será muy distinta a esta, así que, por todo esto:

¡ Muchas gracias, Ahmad!

Todos los enlaces de La Fortaleza de Polvo

Enlaces de la Fortaleza de polvo

No queríamos que siguieras sufriendo por no poder acceder a los enlaces que aparecen en el libro mientras llevas a cabo su lectura. Abre esta entrada en tu móvil , tablet u ordenador y aquí están todos.

Capítulo 9: Si mi falta fue amarte, mi señor, entonces todas las noches son pecados para los amantes.

Si mi falta fue amarte, mi señor, entonces todas las noches son pecados para los amantes. (Título original: إذا كان ذنبى أن حبك سيدى فكل ليالى العاشقين ذنوب). La cantante libanesa Fairuz, leyenda viva de la música árabe y una de las artistas más queridas del mundo árabe, pone voz a uno de los poemas del poeta Al-Sima al-Qashiri (m. 714), conocido por su amor frustrado hacia una joven de su tribu a la que casaron con otro hombre. La música es de los hermanos Rahbani, colaboradores habituales de Fairuz.

Capítulo 22: Si hubieras sabido el pesar que sufro, habrías sido el más tolerante y el más doliente.

Lloro y río sin tristeza ni felicidad (Título original: يبكي ويضحك لا حزناً ولا فرحاً). En esta ocasión, la cantante Fairuz y los hermanos Rahbani ponen voz y música a un poema del poeta libanés Bushara al-Juri (Beirut, 1885-Beirut, 1968), conocido por los sobrenombres «El pequeño Ajtal» (en referencia al gran poeta árabe Al-Ajtal al-Taglibi, quien vivió entre los siglos vii y viii), «El poeta del amor y la pasión» y «El poeta de la juventud y la belleza».

Capítulo 49: Mi agua es perlas fundidas

Poema cantado de Ibn Zamrak (Granada, 1333-Granada, 1394), poeta y político andalusí. A pesar de sus humildes orígenes llegó a ser secretario privado de Muhammad V de Granada y poeta de la corte. Fue famoso por sus moaxajas (poemas estróficos, con versos más cortos que los de las poesías árabes clásicas, rimas cambiantes y mezcla de idiomas). Sus versos decoran la Alhambra.

Capítulo 50: El amor sufí

El amor sufí. (Título original: العشق الصوفى). Música sufí de los hermanos Rao (Pakistán). La música es una parte importante dentro de muchas de las actividades que realizan los sufíes con el fin de acercarse más a Dios, sobre todo en la danza.

Capítulo 53: El valle de la orden

El valle de la orden. (Título original: وادي الطلب). Nidá Abu Murad (Túnez, 1959) es un músico y doctor en Ciencias de la Música. Entre sus mayores inspiraciones y los temas centrales de sus composiciones está el sufismo.

Capítulo 62: El cardador de algodón

El cardador de algodón. (Título original: الحلاج). Zafer Yussef (Teboulba, 1967) es un cantante, músico de laúd y compositor tunecino conocido por fusionar la música sufí y la qawwali (música sufí de Pakistán y la India) con el jazz y la música electrónica. Esta canción pertenece a su disco Electric Sufi y lleva el nombre del místico Abu Abdallah Husain bin Mansur (Al-Bayda, 858-Bagdad, 922), conocido como al-Halash o «el cardador». Comenzó una nueva etapa en la mística islámica al acercarla a la gente común; fue encarcelado y ahorcado por sus ideas.